Osteopatía muscular, articular y respiratoria

Dolores de cuello, hombros, espalda, lumbar, ciática y esguinces

Osteopatía y Método Kyma

Avenida de la Libertad, 7 – 4°F

20004 Donostia / San Sebastián

Tel : +34 624 440 482

El centro de salud está ubicado al lado de la perfumería Druni.

Avenida de la Libertad, 7 – 4°F – 20004 Donostia / San Sebastián
Parking Okendo a 3 minutos andando.

Hablan de nosotros

Clínica especializada en la columna vertebral, articulaciones y aparato locomotor en general

Osteopatía y postura

La osteopatía es una forma de medicina alternativa que se enfoca en el tratamiento de dolores y trastornos musculoesqueléticos mediante la manipulación manual del cuerpo. Los osteópatas utilizan técnicas como estiramientos, masajes y ajustes para tratar los problemas de la columna vertebral y otras articulaciones, con el objetivo de mejorar la movilidad y aliviar el dolor.

La postura correcta es una de las principales formas de prevenir los desequilibrios musculoesqueléticos.

Los osteópatas pueden trabajar para corregir las malas posturas y mejorar la alineación del cuerpo mediante la manipulación manual de las articulaciones y los músculos.

La corrección postural se refiere a la forma en que nuestro cuerpo se mantiene erguido. Los problemas posturales pueden afectar la columna vertebral, los hombros, la cintura, el cuello y las extremidades.

Estos problemas pueden ser causados por el estrés, la mala postura, el uso excesivo de tecnología, la edad, la obesidad u otras enfermedades. (Saber MÁS)

¿Cuál es la diferencia entre la osteopatía suave y la osteopatía estructural?

La osteopatía suave es una forma de terapia manual que se centra en el uso de técnicas suaves para aliviar la tensión muscular, así como para aumentar la circulación y la flexibilidad. Esta forma de terapia se lleva a cabo con un nivel de presión moderado para evitar el dolor y la lesión.

La osteopatía estructural, por el contrario, se centra en la estructura del cuerpo y el sistema musculoesquelético. Esta forma de tratamiento se lleva a cabo con una presión más profunda para aliviar la tensión muscular y para tratar los problemas estructurales, como la mala postura, las subluxaciones y las articulaciones bloqueadas.

¿Cuál es la diferencia entre la osteopatía y la fisioterapia?

La diferencia entre la osteopatía y la fisioterapia es que la osteopatía es una forma de tratamiento que se centra en el sistema musculoesquelético, mientras que la fisioterapia se centra en el tratamiento de lesiones, enfermedades y discapacidades a través de ejercicios, masajes y otras técnicas.

La osteopatía tiene un enfoque holístico, lo que significa que se centra en el cuerpo como un todo. También se concentra en tratar la causa raíz de los problemas, en lugar de sólo tratar los síntomas.

Como osteópatas, a menudo nos preguntan cuál es la diferencia entre la osteopatía y la quiropráctica

La principal diferencia entre ambas profesiones es que la quiropráctica considera que el cerebro y el sistema nervioso son los principales en todas las patologías, mientras que la osteopatía considera que el corazón y el sistema cardiovascular son los más importantes.

Para el quiropráctico, la circulación constante e ininterrumpida del flujo nervioso entre el cerebro y el resto del cuerpo a través de los nervios es la condición esencial y vital para mantener el funcionamiento normal de todo el organismo.

Para la osteopatía, la ley de la arteria es supremo y al restablecer la fluidez de todos los líquidos (circulación sanguínea y linfática) en los pequeños capilares, se reactiva el metabolismo, lo que conduce a la curación de los órganos y sistemas corporales.

Para ambos métodos, el organismo está guiado por una inteligencia innata que sólo puede expresarse a través de la movilidad sin restricciones de todos los sistemas y órganos del cuerpo. Este estado natural se llama salud.

En nuestro centro creemos que ambos principios tienen el mismo valor y son complementarios.

Trabajamos con nuestros pacientes aplicando las técnicas de ambas profesiones, ya que se ha demostrado que cada una de ellas funciona desde hace un siglo.

Estos dos medicinas manuales tienen una cosa en común. Ambos trabajan sobre la columna vertebral, las articulaciones y los músculos para eliminar los desplazamientos vertebrales, los bloqueos, las deformidades de la columna y otras afecciones traumáticas.

Prevención y tratamiento de los desequilibrios musculoesqueléticos

Los dolores de espalda pueden tener muchas causas, desde lesiones deportivas hasta enfermedades degenerativas.

Los desequilibrios musculoesqueléticos son lesiones musculares, óseas, articulares y tendinosas causadas por una mala postura, una mala técnica al realizar una actividad física, una sobrecarga de esfuerzo o una combinación de ambas.

Estos desequilibrios pueden desencadenar síntomas como dolor, rigidez, hinchazón, inflamación, pérdida de movilidad e incluso estar relacionados con lesiones más graves.

Tratamientos para el dolor crónico y agudo.

El dolor de espalda puede afectar a personas de todas las edades por diversos motivos. A medida que las personas envejecen, el riesgo de desarrollar dolor lumbar aumenta debido a factores como la actividad laboral o deportiva previa y la enfermedad discal degenerativa.

El dolor articular puede crear molestias de movimiento, dolor o inflamación de cualquier parte de una articulación, incluyendo cartílago, hueso, ligamentos, tendones o músculos.

Las lesiones deportivas suelen estar causadas por el uso excesivo de un músculo o una articulación, un impacto directo o la aplicación de una fuerza superior a la que la parte del cuerpo puede soportar estructuralmente. Existen dos tipos de lesiones deportivas: las agudas y las crónicas.

Somos especialistas en manipulaciones vertebrales o estructurales y técnicas naturales complementarias

Osteopatía de articulaciones y músculos.

Las manipulaciones vertebrales son un tipo de tratamiento de terapia física que implican la realización de maniobras manuales con el fin de restaurar la movilidad de la columna vertebral. Estas maniobras se realizan para tratar lesiones musculares, dolor de espalda y algunos otros trastornos relacionados.

Realizamos ajustes específicos en la columna para que los nervios lleven la información a sus destinos sin interferencias.

Formados en osteopatía tradicional, aportamos a nuestra práctica un enfoque y técnicas conjuntas de los Curanderos manuales de nuestra campiña francesa.

El curandero manual (o huesero) es un protagonista muy conocido en la campiña francesa por su destreza para poner nervios « arrugados » y tendones « saltantes » en su lugar, para desatar músculos, curar « distensiones » y articulaciones dislocadas.

A esto se suman las técnicas estudiadas durante nuestros viajes al extranjero, como el Yumeiho, Shiatsu, Tuina, Samvahan Vidya de la India, las técnicas manuales de los bereberes marroquíes, las técnicas de los curanderos peruanos y bolivianos.

Ajuste de la columna vertebral y de las articulaciones

Cuando el movimiento normal de las articulaciones vertebrales se ve obstaculizado por una desalineación causada por un traumatismo (accidentes, caídas y golpes) o una mala postura, el disco vertebral o la cápsula articular que recubre las articulaciones se inflaman e irritan las raíces nerviosas.

Muchos síntomas son el resultado de un mal funcionamiento mecánico de la estructura del cuerpo.

Algunos bloqueos mecánicos, sobre todo en la columna vertebral, pueden alterar los músculos, nervios y vasos sanguíneos conectados a las articulaciones afectadas. La eliminación de estos bloqueos articulares hace que los síntomas desaparezcan.

El ajuste de la columna vertebral y de las articulaciones se realiza para corregir los problemas de postura relacionados con tensiones musculares, desequilibrios en el sistema muscular y lesiones. Esta técnica manual se utiliza para aliviar el dolor, la rigidez y la inflamación, aumentar la movilidad y restaurar la función normal de la columna vertebral.

El encuentro del pasado, Oriente y Occidente

La Osteopatía y las técnicas manuales que utilizamos son diferentes de las técnicas utilizadas en la Quiropráctica, la Fisioterapia y las utilizadas por los Masajistas. También son diferentes de los masajes terapéuticos y deportivos.

Nuestra forma de trabajo es sobre todo manual. Somos especialistas en adultos y tercera edad.

Oponerse a las manipilaciones o los ajustes con ruidos articulares (las llamadas manipulaciones « estructurales ») a las manipulaciones sin ruidos articulares (las llamadas manipulaciones « suaves ») por convicciones o ideologías terapéuticas es un debate inútil.

Sólo la patología y la edad del paciente determinan el tipo de técnicas a utilizar y legitiman los innumerables métodos de tratamiento.

El trabajo del terapeuta consiste en encontrar el lugar que ha estado sometido a tensión durante algún tiempo, para liberarlo, corregirlo y hacer que vuelva a moverse para que recupere la elasticidad y la flexibilidad de los tejidos que han desaparecido con el tiempo.

Las técnicas que utilizo son opuestas a todas las técnicas tradicionales. No deben compararse con los métodos tradicionales (fisioterapia y quiropráctica) porque la localización de las presiones y su fuerza no están estandarizadas y varían constantemente de un individuo a otro.

Estas técnicas se basan en la rapidez y la velocidad para evitar que el cerebro se centre en un punto concreto del cuerpo. No trato de calmar el cuerpo ni de relajarlo, sino al contrario, de despertarlo.

El camino que sigo y la dirección de la presión no guardan relación con los meridianos de acupuntura ni con la medicina tradicional china.

Tienen como objetivo mover profundamente ciertos músculos según un orden muy particular y con una presión muy calculada según las zonas anexas sanas en lugares precisos siguiendo el camino de ciertos nervios para estimularlos y así permitirles dar de nuevo el influjo a ciertas zonas en el sueño.

Son técnicas que estudié, además de en la Osteopatía, durante mis numerosos viajes a EuropaAsia con personas que, al estar aisladas del mundo durante siglos, han desarrollado técnicas diferentes a las de Occidente y que han codificado y probado a lo largo de los años.

Nervios desplazados, pinzados o atascados

« Al encontrar la vértebra concreta que se ha desplazado y devolverla a su posición natural, el ajuste libera así el flujo natural de los impulsos nerviosos ». – BJ Palmer, hijo del fundador de la quiropráctica ».

Los nervios pinzados o desplazados son una condición en la que un nervio queda atrapado o presionado en una articulación, un músculo o un tejido blando. Esta condición puede causar dolor, debilidad, entumecimiento, hormigueo y pérdida de sensibilidad en el área afectada.

La osteopatía puede ayudar a tratar los nervios pinzados o desplazados mediante el uso de técnicas suaves para aliviar la presión sobre el nervio y restaurar la función.

Los nervios van del cerebro a la médula espinal y luego a varias partes del cuerpo y a cada extremidad.

Si una o más vértebras están desalineadas, la raíz nerviosa que se extiende entre dos vértebras puede ser aplastada por la curvatura exagerada de la columna y la función nerviosa normal puede verse afectada.

Cuando el tejido que rodea a un nervio es presionado o « pellizcado » contra ese nervio, se produce una inflamación y un dolor y una pérdida de información a las partes (órganos, músculos, tejidos) con las que está conectado.

Este efecto de pellizco puede causar dolor, molestias y enfermedades no sólo en la espalda, sino en las partes del cuerpo, órganos o glándulas a las que sirve esta compresión con pérdida de los impulsos nerviosos de los nervios afectados.

Como especialistas de la columna vertebral y los nervios, los osteópatas o quiroprácticos han sustituido a los antiguos curanderos, que a menudo « ponían los nervios en su sitio ». La gente del campo comentaban a menudo: « He desplazado un nervio o tengo un nervio magullado, voy a poner este nervio en su sitio » y acudían a un curandero conocido por todos por su capacidad para « desatascar las articulaciones ».

En mis viajes, he conocido en persona a excelentes curanderos de huesos que ponían un tobillo, un hombro o una ciática en su sitio en cuestión de minutos con conocimientos empíricos transmitidos de generación en generación.

Estas personas seleccionaron las técnicas que habían demostrado su eficacia a lo largo de los siglos y dejaban de utilizar las que no funcionaban a partir de su experiencia.

Los tiempos han cambiado y los profesionales modernos han tomado el relevo y también son capaces de ajustar las vértebras desalineadas para reposicionarlas correctamente y librar así a los nervios afectados de la irritación causada por su aplastamiento.

Estos nervios, una vez liberados, pueden volver a funcionar correctamente y ayudar al cuerpo a curarse de sus propias lesiones y a mantener su propia salud.

Vértebras desplazadas

« El deber del médico no es curar al paciente, sino ajustar parte o todo el sistema para que los ríos de la vida fluyan e irriguen los campos resecos » – Andrew Taylor Still, fundador de la Osteopatía.

Las vértebras desplazadas ocurren cuando una vértebra se mueve de su lugar natural. Esto puede provocar dolor de espalda, rigidez, entumecimiento, debilidad muscular y otros síntomas.

Existe la leyenda de la vértebra desplazada, en la que se dice que la Osteopatía manipuladora o la Quiropráctica sustituyen las vértebras.

Esta es una noción que ha sido aceptada tanto por los pacientes como por los médicos porque la gente prefiere las cosas simples, pero la realidad es mucho más compleja.

Tenemos que estar tranquilos. Si te duele algo, no es grave, es una casualidad y un incidente sin consecuencias… Incluso cuando sucede con frecuencia, no quieres admitir ni creer que es el resultado de una debilidad determinada.

En estas condiciones, ¿por qué hacerse preguntas? Tengo una vértebra torcida pero no hay problema, me la pondrán en su sitio y todo irá bien y me quedaré como nuevo y operativo.

Pero sí, ¡eso es! Nadie ha sido capaz de mostrarnos una vértebra desplazada con la ayuda de una radiografía. Y a pesar ¡Exactamente! Nadie ha sido capaz de mostrarnos una vértebra desplazada con la ayuda de una radiografía. Y a pesar de nuestra tecnología de imagen de última generación, las vértebras desplazadas siguen siendo irremediablemente invisibles.

A menos que haya un impacto muy violento (accidente de tráfico, caída de una escalera, etc.), una vértebra no puede moverse. El término subluxación, que significa simplemente disfunción articular, es más correcto.

Jugar a crujirse los dedos no es un tratamiento, ¡porque crujir no cura! Eso sería demasiado simple.

Lo que se detecta y suele tratarse con la manipulación no es un problema óseo, al contrario de lo que la gente piensa, sino que suele ser un esguince menor, es decir, una distensión de ligamentos, que los expertos denominan « trastorno menor de la columna vertebral ».

Por reflejo, este estiramiento del ligamento desencadena una contracción muscular dolorosa que corresponde al reflejo de defensa saludable de los músculos que rodean la columna vertebral para inmovilizarla e inhibir sus movimientos que serían dolorosos o que amplificarían la rotura del ligamento y, por tanto, el desequilibrio de la columna.

El cuerpo es inteligente y por eso genera un mal menor de forma voluntaria, la contracción muscular para proteger la columna vertebral y su contenido, la médula espinal y los nervios.

Lo que hay que determinar es por qué en esta zona y en este momento.

Como todos sabemos, cuando lo experimentamos, la contractura muscular dolorosa se extiende a gran distancia: como resultado, sentimos dolor a lo largo de la espalda o el cuello y mucho más allá de una articulación entre dos vértebras, por lo que no es problema localizado.

No existe una vérebra aislada, así que lo que hay que determinar es la causa de la alteración vertebral.

La pregunta es ¿por qué un movimiento que se hace a diario sin ningún problema, o un movimiento que otros hacen sin ningún impacto, o un movimiento normal, se convierte en un problema en este momento y en este día en particular?

Pero, sobre todo, ¿por qué está en esta zona en particular? Dado que el cuerpo está formado por 33 vértebras, ¿por qué duele esta vértebra y no la de al lado? ¿Y por qué la misma vértebra duele frecuentemente en la misma persona?

El razonamiento es el siguiente

¿Qué cadenas musculares están conectadas a esta vértebra para que dejen de cumplir su función normal y para que surja esta debilidad de adaptación a la vida cotidiana o al esfuerzo?

Podemos comparar las cadenas musculares con un trapo. Cuando se tuerce el trapo, la causa de la torsión no se encuentra en el punto de la torsión, sino en ambos extremos. Centrarse en enderezar la torsión no resuelve nada, porque ambos extremos siguen en tensión.

Al igual que una operación de ciática no puede provocar un reequilibrio del cuerpo. Se elimina el problema local y esto ya es muy importante para eliminar el dolor, pero las tensiones que dieron origen a la hernia discal siguen vigentes.

Cuando se retira una pieza del amortiguador, la presión sobre las otras partes es mayor. La intervención obliga a las articulaciones adyacentes a moverse más, y a sufrir tarde o temprano.

Además de la intervención quirúrgica, es absolutamente necesario liberar las contracciones musculares que han provocado la hernia. Extirpar la parte dolorosa de la hernia sin ocuparse del resto sólo resuelve el problema a medias.

Esta eliminación de las tensiones puede hacerse directamente o de manera refleja a intervalos del trastorno porque también hay tensiones en los órganos que pueden traducir la enfermedad del propio órgano pero también a veces trastornos del funcionamiento del órgano que pueden llegar de manera refleja simple por una disfunción de la vértebra en línea con este órgano, o presentarse por una disfunción de una vértebra más lejana (o incluso de otro órgano).

Articulaciones y vértebras

« Si tu columna vertebral está inflexiblemente rígida a los 30 años, eres viejo. Si es completamente flexible a los 60 años, eres joven ». – Joseph Pilates.

El dolor envía señales a nuestro cerebro para que nos detengamos, vayamos más despacio o cambiemos nuestro comportamiento.

La osteopatía o las técnicas manuales no pueden curarlo todo. Envejecer no es una enfermedad. Todos nos oxidamos con el tiempo.

Cuando el movimiento normal de las articulaciones vertebrales se ve obstaculizado por una desalineación causada por un traumatismo (accidentes, caídas y golpes) o una mala postura, el disco vertebral o la cápsula articular que recubre las articulaciones se inflaman e irritan las raíces nerviosas.

Se produce un espasmo o rigidez muscular que impide el riego sanguíneo de estas estructuras, lo que acaba provocando artrosis o rigidez articular.

Los desequiLos desequilibrios articulares en la columna vertebral pueden irradiar el dolor a las extremidades causando síntomas como dolor, hormigueo o entumecimiento en las manos, brazos, hombros, rodillas, piernas.

La solución es ajustar o desbloquear las vértebras o articulaciones afectadas para restablecer el movimiento normal de la articulación.

Muchos síntomas son el resultado de un mal funcionamiento mecánico de la estructura del cuerpo.

Algunos bloqueos mecánicos, sobre todo en la columna vertebral, pueden alterar los músculos, nervios y vasos sanguíneos conectados a las articulaciones afectadas. La eliminación de estos bloqueos articulares hace que los síntomas desaparezcan.

El concepto osteopático de  » separación articular « , en contraposición a  » bloqueo « , significa que hay un espacio entre todas las superficies articulares, similar al espacio entre una puerta y su marco.

Para que la puerta se abra y se cierre con normalidad, siempre debe existir este espacio milimétrico.

La más mínima reducción del espacio provocará chirridos o dolor en la articulación.

Un día, afectado por un fuerte dolor de cabeza, Andrew Taylor Still se quedó dormido una noche con el cuello apoyado en un cojín colocado sobre una cuerda tendida entre dos árboles. Se despertó unas horas después completamente aliviado.

Su reflexión le llevó a pensar que la presión de la cuerda había extendido las vértebras y liberado la presión sobre los nervios occipitales que le causaban dolor.

Inmediatamente dedujo que para que una articulación o una víscera funcionen normalmente deben estar libres de cualquier presión o restricción anormal.

El más mínimo movimiento provoca un desequilibrio, que es el origen de todas las patologías.

Por ello, decidió combinar las dos palabras « hueso » y « patología » para formar una sola: Osteopatología, u Osteopatía.

Dolores de espalda y ciática

El dolor de espalda y la ciática son síntomas comunes de una lesión o enfermedad de la columna vertebral. El dolor de espalda puede variar desde un dolor agudo y punzante a un dolor sordo y constante. La ciática es un dolor intenso que se extiende desde la espalda a la cadera, la pierna y, a veces, el pie.

El dolor de espalda ocasional es una patología habitual y casi todo el mundo experimentará dolor de espalda en algún momento. La mayoría de los casos mejoran con unos días de reposo y autocuidado.

La desalineación de la columna vertebral también es una causa común de dolor de espalda. Cuando las numerosas secciones de la columna vertebral no están bien alineadas, se puede ejercer presión sobre los nervios, lo que provoca un dolor generalizado.

El nervio ciático es el más largo del cuerpo. Va desde la parte baja de la espalda hasta las caderas, las nalgas y las piernas, donde termina en el pie. Este nervio controla los músculos de la pierna y proporciona sensibilidad en las piernas y los pies.

Los síntomas:

La ciática suele provocar un dolor punzante que comienza en la parte baja de la espalda y se irradia por el glúteo y la parte posterior de la pierna. Cuando el nervio ciático se irrita o se comprime, aparece el dolor.

Hernias discales, protuberancias y bultos

La hernia es un término que se utiliza para describir una multitud de afecciones caracterizadas por la protrusión de un órgano o parte de un órgano fuera de su sitio habitual: hernia inguinal, hernia umbilical, etc.

Las hernias discales son protuberancias o salidas de material del disco intervertebral.

Cuando, debido a un desequilibrio postural, el disco intervertebral recibe una carga excesiva, se desgasta o se deforma con el aplastamiento de la gravedad y el peso del cuerpo dando lugar a una protuberancia o a una hernia que provoca una presión sobre un nervio o sobre la médula espinal. También puede producirse como consecuencia de la edad y el desgaste, o si la espalda está sometida a una tensión constante por movimientos repetitivos.

Estos discos están ubicados entre las vértebras de la columna vertebral, y normalmente sirven como amortiguadores para absorber los impactos.

Los discos degenerativos o las hernias discales, salvo en casos de traumatismos graves, suelen ser el resultado de un estrés postural, mecánico y emocional sostenido o repetitivo a lo largo del tiempo.

Mediante técnicas manuales de Osteopatía o Quiropráctica, utilizando una fuerza moderada sobre los huesos y músculos que rodean la columna vertebral, es posible desbloquear las dos vértebras afectadas o subluxadas y reposicionarlas para descomprimir el disco.

Esto liberará la raíz nerviosa, reducirá el síntoma y tratará la causa. Al eliminar la presión, la hernia se fibrilará. (En el lenguaje popular, esto significa que el disco se secará con el tiempo).

El tratamiento para las hernias discales puede incluir medicamentos, terapia física como Osteopatía, ejercicios de rehabilitación, inyecciones.

En casos extremos, a veces es necesario intervenir quirúrgicamente para liberar las raíces nerviosas o la médula espinal.

La prevención de las hernias discales se logra mediante el fortalecimiento de los músculos de la espalda, la realización de ejercicios de estiramiento y el mantenimiento de un peso corporal saludable.

Lumbago o dolor lumbar

El dolor en la parte baja de la espalda se llama lumbago. Lo más frecuente es que el dolor aparezca repentinamente después de un movimiento incorrecto o un esfuerzo para ponerse de pie.

Las vértebras quedan bloqueadas en su posición porque la contracción de los músculos de la columna vertebral hace que se muevan, y esto se asocia a una compresión del disco intervertebral.

En ocasiones, el lumbago se combina con la ciática, es decir, la lumbociática. El lumbago, conocido en el lenguaje popular como « tensión de riñones« , puede volverse crónico y provocar una hernia discal si no se trata.

El dolor lumbar es un problema extremadamente común que afecta aproximadamente al 85% de la población en algún momento de su vida. Aunque la queja general de « dolor de espalda » es común, sus causas son variadas y a menudo de naturaleza concomitante, debido a sus relaciones anatómicas y su complejo papel funcional en la unión de la dinámica de los miembros inferiores y la pelvis con el tórax.

El dolor que parece provenir de un incidente concreto (por ejemplo, mover un sofá o inclinarse hacia delante) puede representar, de hecho, la culminación de múltiples factores (a menudo el exceso de trabajo o la fatiga) que acaban empujando al cuerpo más allá de su umbral para mantener el equilibrio interno y se produce el repentino pico de dolor.

También es importante recordar que el dolor lumbar no significa necesariamente que la causa fundamental del problema esté en la columna lumbar o en la musculatura circundante inmediata.

Dolores de cuello y hombros

El dolor de cuello y hombros es un síntoma común de una lesión o enfermedad de la columna vertebral.

La mayoría de los dolores de cuello o cervicales están asociados a una mala postura combinada con el desgaste relacionado con la edad, pero la mayoría de las personas con dolor de cuello sufren lo que se conoce como dolor de cuello simple o mecánico..

El dolor de cuello simple puede estar causado por una mala postura o por la tensión en el cuello o los hombros.

Los malos hábitos de sueño o una postura incómoda al sentarse también pueden provocar tensiones y torsiónes en los tejidos blandos del cuello.

El dolor de cuello o la rigidez de hombros pueden estar causados por actividades cotidianas como el uso de dispositivos electrónicos, accidentes, lesiones como el latigazo cervical, caídas, malas posturas o estrés emocional constante..

Esto hace que los huesos de la columna vertebral se salgan de su alineación normal, lo que provoca subluxaciones vertebrales. Se ejerce una presión perjudicial sobre los nervios de los hombros, la parte superior de la espalda, los brazos y las manos, lo que provoca dolor o molestias en estas zonas.

El desgaste de la edad también puede contribuir al dolor de cuello. A medida que envejecemos, debido a la degeneración de los discos intervertebrales, las almohadillas amortiguadoras entre los huesos del cuello pueden encogerse, lo que puede causar rigidez, dolor y dificultad de movimiento.

El dolor de cuello es muy común. La mayoría de las personas sufrirán uno o más episodios de dolor de cuello en su vida. En muchos casos comienza de forma repentina y mejora rápidamente, sin necesidad de tratamiento.

Tortícolis

La tortícolis se caracteriza por una contracción muscular dolorosa en el cuello, que suele afectar al músculo esternocleidomastoideo (músculo grande del cuello), pero también puede afectar a otras zonas como el trapecio.

Las causas de la tortícolis pueden ser congénitas, infecciosas, traumáticas, ortopédicas, malformativas o neurológicas.

Existen varios tipos de tortícolis:

Los síntomas son:

Dolor de cuello y movimiento muy limitados con dominancia unilateral de manera que la cabeza se inclina hacia el lado no afectado. Estas contracturas pueden ser ocasionales o crónicas.

Los casos leves de tortícolis pueden desaparecer tras unos días de reposo.

En ausencia de una causa orgánica conocida, hay que considerar la hipótesis de un trastorno funcional neurodistónico y, en este caso, se culpa a la fatiga y al sueño.

Contracciones musculares

Una contracción muscular es una respuesta involuntaria de los músculos a un estímulo externo. Esta respuesta se produce cuando los nervios del sistema nervioso envían una señal eléctrica a los músculos, haciendo que se contraigan.

Estas contracciones musculares son necesarias para el movimiento, la postura y el equilibrio.

Las lesiones musculares pueden ser el resultado de una contracción muscular excesiva. Son una forma de tensión muscular involuntaria que afecta a los músculos del cuerpo. Estas contracciones suelen ser dolorosas y pueden ser agudas o crónicas.

Pueden afectar a un solo músculo o grupo muscular, y pueden ser debidas a una lesión, desequilibrios musculares, sobrecarga muscular, estrés, fatiga o falta de calorías.

Una contracción muscular o espasmo muscular se produce cuando una parte de un músculo se tensa y retuerce repentinamente, formando un nódulo de rigidez variable.

La contracción es involuntaria, dejando el músculo de la zona afectada en tensión permanente. Un músculo en su función natural se contrae, se expande y se estira, pero una vez contraído, la zona afectada queda rígida y dolorosa. Las zonas cercanas a la contractura se tensan e hinchan y pueden percibirse como un bulto, nudo o nódulo doloroso.

Varias causas pueden contribuir al desarrollo de las contracciones musculares.

Las contracturas son una de las principales causas de insuficiencia articular o de la columna vertebral, ya que la contracción sostenida del músculo tira y con el tiempo desvía el hueso o la vértebra unidos al tendón de ese músculo.

Estrés y tensión muscular

El estrés puede desencadenar contracciones musculares involuntarias y dolorosas. Estas contracciones se conocen como tensión muscular.

La tensión muscular se desarrolla cuando los músculos se mantienen en un estado de contracción por un período de tiempo prolongado. Esto puede ocurrir cuando una persona se siente estresada o ansiosa.

También puede desencadenar la respuesta de lucha o huida, lo que a su vez puede causar rigidez muscular.

Tratar las contracturas a tiempo evitará que se calcifiquen y formen fibrosis, evitando así la necesidad de cirugías y rehabilitaciones dolorosas. (Saber MÁS)

« Manos que alivian, manos que curan » – Medicina manual y osteopatía tradicional

Osteópatas, quiroprácticos, etiópatas, fisioterapeutas, médicos especialistas en vertebroterapia

Los pacientes suelen querer entender la diferencia entre todos estos practicantes de la Medicina Manual, pero en todas las disciplinas hay buenos y malos practicantes.

Todos estos métodos son buenos y hace tiempo que se ha demostrado que funcionan y todos dependen de dos principios fundamentales de la medicina, la anatomía, que es la única base sólida de todas las disciplinas, y el movimiento.

Solo la habilidad y la experiencia del terapeuta marcarán la diferencia.

Todos estos profesionales tienen una cosa en común, creen que una columna vertebral sana es muy importante para la salud general y la integridad de todo el cuerpo, como dijo el « Padre de la Medicina » hace más de 2000 años.

« En caso de que haya una enfermedad, estudia primero la columna vertebral ». – Hipócrates, nacido hacia el 460 y fallecido en el 377 a.C.

Todos estas disciplinas están capacitadas para tratar las siguientes afecciones:

Principios básicos:

La médula espinal recorre la columna vertebral. La médula espinal está conectada al cerebro y muchos nervios se distribuyen por todo el cuerpo desde la médula espinal.

Una posición incorrecta de la columna vertebral afecta a todo el cuerpo.

Cuando un nervio se daña o se comprime, su destino, como los músculos o los órganos internos, se verá afectado. La inmunidad del cuerpo también se debilitará.

Si las compresiones vertebrales desaparecen con una maniobra manual (independientemente de la especialidad del profesional), el estado de la columna vertebral mejora y el poder curativo natural del cuerpo puede ponerse en marcha de nuevo.

Beneficios de la osteopatía

La osteopatía ofrece una variedad de beneficios para el cuerpo y la mente. Una de las principales ventajas es que la osteopatía es una forma de tratamiento no invasiva y no farmacológica que busca restaurar la salud y el equilibrio natural del cuerpo. Esto significa que no hay efectos secundarios o contraindicaciones, por lo que es un tratamiento seguro para todas las edades.

La osteopatía también ayuda a aliviar el dolor y mejorar la movilidad. Esto se logra a través de una combinación de técnicas de masajes, manipulacións y estiramientos para ayudar a los tejidos musculares y óseos a funcionar mejor. Esto ayuda a aliviar la tensión y la inflamación, lo que resulta en una reducción significativa del dolor.

Además, la osteopatía promueve la salud y el bienestar general. Esto se debe a que promueve el flujo de sangre y el movimiento de los sistemas circulatorio, respiratorio, digestivo y linfático. Esto ayuda a mejorar la función de los órganos y a reducir el estrés.

Por último, la osteopatía también puede ayudar a mejorar la postura y la coordinación muscular. Esto se logra al alinear la columna vertebral y los músculos para que funcionen mejor. Esto ayuda a reducir la tensión muscular y la fatiga.

Dolor de origen y referido

Cuando algo nos duele o va mal en nuestro cuerpo, no podemos basarnos necesariamente en los síntomas para definir el núcleo del problema.

Los síntomas suelen generarse a partir de puntos específicos del cuerpo que no están necesariamente cerca de la zona de dolor o disfunción.

Cuando el dolor se produce en una zona concreta, es probable que se interprete como una señal de que hay un problema en esa zona, lo que puede ser o no el caso.

Es habitual que el dolor se produzca en una zona del cuerpo alejada del origen del problema. Esto recibe el nombre de dolor referido.

Información general

Tu osteópata no trata a bebés, sino que sigue trabajando en el dolor de la mujer embarazada antes de dar a luz, así como en la reposición de la pelvis en equilibrio, que suele ser anterior después del embarazo, y en la recolocación del sacro y el cóccix, que suelen estar en extensión.

Practico una medicina de tratamiento manual cuyo objetivo es restablecer el equilibrio de los huesos, los músculos, los órganos, las vísceras, las glándulas, etc. y, por tanto, la libertad de funcionar mejor.

Utilizo técnicas manuales de palpación, presión, tracción y elongación, así como manipulaciones vertebrales y craneales que me permiten intervenir sobre bloqueos musculares, nerviosos, tendinosos y ligamentosos, evitando el uso de medicamentos.

Bernard Tisné y Sébastien Tisné impartiendo cursos de Osteopatía, Método Kyma y técnicas de los curanderos de articulaciones

Cursos de formación para profesionales ( París – Ginebra – Lille ). Fechas y lugares de los cursos.

Un tratamiento manual no agresivo para eliminar el dolor sin medicación.

Otra mirada sobre la osteopatía y el dolor muscular

Nervios desplazados, pinzados o atascados
Dolores de cuello y hombros, lesiones deportivas

(MAS INFORMACIÓN)

Centro de Osteopatía y Fisioterapia, Tisné Sébastien Josune Ramiro Barreiro en San Sebastián (Gypuzcoa)

En asociación con Bernard Tisné, Osteópata D.O y Josune Ramiro Barrei, Fisioterapeuta

Avenida de la Libertad, 7 – 4°F – 20004 Donostia – San Sebastián, Gipuzkoa, (España)

————————————-